VUELTA A LAS AULAS

Las crisis ponen a prueba la capacidad de gestión de los gobiernos y son desgraciadamente una oportunidad para poder reflexionar y sacar conclusiones para el futuro.

Si en su momento desde SUMAM solicitamos el cierre de las aulas cuando la presidenta de la Comunidad Autónoma de Baleares rechazaba la idea, continuamos con nuestro criterio de prudencia y seguridad y le pedimos; “Sra. Armengol no vuelva abrir las aulas de los centros educativos”

La vuelta a las aulas de forma voluntaria puede ser generadora de una descohesión social importante, si durante esta crisis sanitaria se ha puesto en manos de los entendidos en la materia, no haga oídos sordos ahora en materia de enseñanza a sus profesionales: sindicatos y asociaciones que durante estos últimos días han rechazado su medida.

Nuestra propuesta es la creación de un equipo interdisciplinar, que recoja la experiencia de estas semanas con el objetivo de cambiar la obsoleta aula del siglo XX por aulas digitales propias del siglo XXI para todos los niveles. Si por un lado la dependencia con los mercados internacionales ha demostrado que se ha de “reconstruir” un mercado nacional o un stock de material sanitario básico, por otro lado las aulas digitales han significado una solución eficaz al cierre de las aulas y podrán ser utilizadas también cuando no haya peligro de contagio, estamos en pleno siglo XXI y este es el futuro de la enseñanza.

Desde el principio del confinamiento se recomendaba el teletrabajo aún para aquellos profesionales con trabajos esenciales –si así era posible- y a nivel educativo cada centro, departamento y profesor han realizado un verdadero esfuerzo para que sus alumnos lograran, en la medida de lo posible, los objetivos de este curso escolar con independencia de lo que pudiera durar el cierre de los centros educativos.

Durante el confinamiento se han dado diferentes niveles de asistencia, algunos alumnos no han podido utilizar este medio, algunos profesores optaron por enviar tareas a los padres que se debían imprimir, fotografiar y reenviar una vez cumplimentadas las tareas al Whatsapp o al correo electrónico del profesor, otros mediante webcams, en diferido o en directo, diariamente imponían las tareas y explicaban las mismas y otros mediante plataformas de multimedia impartían la clase por internet con un horario exactamente igual al que han ido prestando de forma presencial durante el curso.

Sra. Armengol: piense que las universidades y las empresas privadas hace décadas que vienen utilizando la educación a distancia –mediante una plataforma web-, ofreciendo principalmente la posibilidad de compaginar la vida familiar o un empleo con una formación completa y diversa a los adultos. Ud. misma hizo uso de una de estas universidades ya hace años.

La UNESCO llama la atención sobre la desigualdad social que se puede producir si los alumnos no están en las aulas, que es lo que se producirá si se abren las aulas con asistencia voluntaria. Como docente y Presidenta del partido político SUMAM entiendo que la desigualdad a la que hace referencia el mencionado organismo se resuelve con una plataforma WEB, la cual no existe en este momento, juntamente con un equipo de técnicos informáticos y unos cursos on-line para los docentes, sería un antes y un después, las aulas antes del siglo XX y las aulas virtuales del siglo XXI.

Un aula digital es más barata, a la larga existe un verdadero ahorro de tiempo y recursos tanto para el estudiante, como para el profesor y para la administración. El estudiante tanto en casa como en el centro educativo, en el momento en que haya vacuna,  puede llevar su propio ritmo, es un tipo de educación más individualizada, con una tutorización y controlado remotamente aprende a ser responsable y a cumplir objetivos por sí mismo. Una plataforma web para la enseñanza posibilita que desde cualquier punto se pueda acceder a recursos que de forma presencial serían imposibles. Una plataforma web de aulas digitales no solo podría solucionar la falta de asistencia de alumnos provocadas por situaciones como la que acabamos de vivir, también, podría ser una herramienta muy eficaz para alumnos con necesidades educativas especiales, es un sistema muy eficaz para lograr cubrir las necesidades diferenciadas de los estudiantes diversos, personalizando la educación, lo que la convierte en una aliada de la cohesión social.

Sr. Armengol recuerde que en Baleares los docentes ya utilizamos una plataforma para enviar directamente a la administración: las faltas de asistencia de los alumnos, las notas…, informes…. también utilizamos pizarras digitales, simplemente se trata de dar un paso más y convertir nuestras obsoletas aulas en aulas del futuro además de ayudar a la protección del medio ambiente utilizando escasamente el papel.

Sra. Armengol, tal como decía al principio, durante esta crisis se ha utilizado este canal como la solución al confinamiento, reflexione y piense que estamos ante un complemento vital a la educación para nuestros estudiantes y juntamente con una medidas de conciliación familiar y laboral desarrolle una plataforma potente, abierta y versátil como la que tiene la Agencia Tributaria de su gobierno….no!!, mire ….Déjelo!!!!!!, bastaría que fuera un 1% de la de la Agencia Tributaria de su gobierno y por favor no favorezca la vuelta a los centros de los alumnos ya que los expone al contagio de enfermedades que unidas al COVID19 podrían ser letales para nuestro alumnado, a caídas que les obliguen a visitar y colapsar la zona de urgencias…… Nuestros hijos no pueden volver al colegio hasta que no haya una vacuna, podría ser letal para ellos.

Aina Aguiló

Deja una respuesta

¡COLABORA CON NOSOTROS Y ÚNETE!