España Cívica

Como establece nuestro manifiesto fundacional somos una plataforma compuesta por ciudadanos libres y apartidistas, quienes voluntariamente pretendemos actuar en defensa de nuestro país en todos los frentes que en éstos momentos están abiertos y que pretende abarcar desde la catastrófica situación sanitaria y consecuentemente económica, hasta la voluntad de grupos populistas, nacionalistas y finalmente separatistas que pretenden la destrucción de nuestras Instituciones Fundamentales, Estado de Derecho y definitivamente nuestra Democracia.

La Sociedad Civil debe decir ya “Basta” y exigir la unidad de todas las fuerzas políticas que respetan nuestra Constitución y Estado de Derecho bajo el principio de solidaridad. Estamos en tiempos nuevos y con problemas nuevos sobre todo ahora en medio de una crisis sanitaria intensa que arrastra a una crisis económica y social de perspectivas catastróficas.

Los ciudadanos demandamos la intervención de las Instituciones de la Sociedad Civil para cortar la degradación que aportan los extremismos, radicalismos y separatismos y retornar a los valores de la concordia y generosidad que inspiran nuestra Constitución, y unir las fuerzas necesarias para lograr una potente “reconstrucción nacional”.

Manifiesto
Fundacional

Por todo ello, es preciso:

  1. Salvaguardar el Estado de Derecho, el Estado de Bienestar, la economía social de mercado, una administración eficiente, la autonomía personal, la colaboración público-privada, así como nuestra presencia plena en la Unión.
  2. Afrontar la pérdida masiva de empleo y de renta, que generará malestar y tensiones sociales graves, mediante un impulso decisivo a las políticas activas de empleo, a la formación profesional dual, al desarrollo de la I+D+i y a los cursos de formación para jóvenes en nuevas tecnologías.
  3. Esforzarnos tanto las Administraciones Públicas como la Sociedad Civil, para que las consecuencias de la crisis, tanto laborales como personales, no se concentren en aquellos sectores más débiles o desfavorecidos.
  4. Potenciar el tejido empresarial, verdadera locomotora de nuestro bienestar. No imponer nuevas cargas sino apoyar a los sectores más perjudicados por la pandemia.
  5. Aplicar con rapidez por parte de las Administraciones, las medidas que garanticen la supervivencia de autónomos y de las PYMES, principales generadores de empleo en nuestro país.
  6. Tramitar con urgencia los expedientes y los pagos de los ERTES, para salvaguardar puestos de trabajo y agilizar la llegada de las importantes subvenciones y aportaciones de los organismos de la Unión.
  7. Promover a nuestros jóvenes para que se incorporen a puestos de decisión. El diálogo intergeneracional es hoy más que nunca indispensable para el progreso y como garantía de una sociedad cohesionada y unida.
  8. Y una vez conseguida la “reconstrucción nacional” y la vuelta a la normalidad, debemos afrontar los problemas encallados en nuestra política nacional desde hace años: el pacto de la Educación, la financiación de las Comunidades Autónomas, la revisión competencial de la Estructura Territorial del Estado, el sistema de pensiones, el apoyo a las clases más desfavorecidas. Y todo ello dentro de un plan estratégico nacional de largo alcance basado en una cultura transversal e integradora, en la que no existan fricciones entre el uso de nuestra lengua común, el español, y el de las lenguas cooficiales.

RELACIONES
INTERNACIONALES

UNA NECESIDAD:

Para ello es necesario demandar un Gobierno de unidad nacional, en el que no participen los radicalismos de uno u otro signo y que cuente con una amplia mayoría parlamentaria, que garantice las reformas legales de un ambicioso Plan Estratégico.

Es finalmente obligación de la Sociedad Civil la protección de España en su integridad así como la exigencia de una política de concordia y consenso, hoy día más necesaria que nunca.

 

Plataforma coordinadora España Cívica.

¡COLABORA CON NOSOTROS Y ÚNETE!